Quien oye aduladores nunca espere otro premio

Significado del refrán quién oye aduladores nunca espere otro premio.

Adular
Adular

El refrán del que hoy hablamos se refiere a las malas intenciones que las personas que nos adulan, es decir, nos alaban, o nos halagan de forma exagerada pueden tener, pues la mayoría de las veces aunque parezcan ser amistades en realidad solo son personas con negatividad y que detrás de sus palabras solo hay interés propio.

Es un exhorto a no confiar en todo lo que nos digan y no dejarnos llevar por las palabras y satisfacciones superficiales, pues por ejemplo en lo laborar quien  halaga de forma exagerada quizá sea porque busca arrebatar lo que tú has logrado, o sea, a través de sus lindas palabras busca tu confianza para así obtener lo que quiere o necesita.

En lo sentimental podría aplicar en ocasiones en las que el novio llena de palabras bonitas a la mujer para así, de igual forma ganarse su confianza y obtener la famosa prueba de amor, en otras palabras, tener intimidad con ella, en resumen es una invitación a no conformarse con lo que les digan, no porque te elogien dejes de esforzarte, al contrario, sigue firme, demuestra que siempre estás dispuesto a ganar más y que no porque te endulcen el oído y te deslumbren vas a ceder a lo que sea.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *